8 maneras para desperdiciar menos comida

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Para muchas personas, desperdiciar comida se ha vuelto un hábito: compran más comida de lo que necesitan en el supermercado y se termina pudriendo antes de poderla comer, o piden demasiada comida en restaurantes que después no logran terminar.

Estos hábitos le ponen mucha presión a nuestro sistema de recursos naturales, lo que termina causándole daño al medio ambiente. Cuando desperdiciamos comida, también desperdiciamos la labor y la mano de obra de las personas que la cultivan y la inversión de recursos como agua, semillas y energía que se requiere para producirla, transportarla y procesarla.

El desperdicio de comida se ha vuelto un problema enorme: mundialmente se pierden o desperdician toneladas de comida en buenas condiciones. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, alrededor del 14% de toda la comida producida mundialmente se pierde. Incluso, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) calcula que entre el 8 % y el 10 % de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero están asociadas a alimentos que nunca se consumieron.

La reducción del desperdicio alimentario es esencial en un mundo en donde millones de personas sufren de hambre todos los días. Está en nuestras manos cambiar nuestros hábitos. Aquí te dejamos 8 maneras para desperdiciar menos comida y ser más consciente de su consumo:

Compra solamente lo que necesites:

Sé realista. Trata de planear tus comidas de la semana y hacer la compra según tu lista. Así, no sólo desperdicias menos comida, sino que ahorras más dinero.

shopping list

Escoge las frutas y verduras feas en el supermercado:

¡No juzgues el libro por su portada! Las frutas y verduras deformes o golpeadas normalmente se terminan desechando por no lucir perfectamente. Usa las frutas maduras para hacer jugos o postres, y las verduras para sopas o cremas.

fruit aisle

Aprende a guardar bien la comida:

Sigue las reglas FIFO: first in, first out. Esto significa poner la comida más vieja al frente y la más fresca en la parte de atrás de la nevera y despensa, para asegurarse de que se consuma toda la comida en orden de llegada. Esto te permite tener a la vista la comida antes de que se pudra y la tengas que tirar.

organized fridge

Entiende la diferencia en las fechas del etiquetado:

La fecha de “consumo preferente” se refiere a la calidad del alimento; todavía puede ser seguro comerlo después de esta fecha, mientras que la “fecha de caducidad” indica cuándo ya no es seguro consumirlo. Trata de utilizar primero los alimentos cuya fecha de caducidad esté más próxima.

reading food label

Aprende a usar las sobras:

Si no te comes todo lo que cocinaste, mételo a la nevera o al congelador para comértelo otro día. De hecho, hay muchas recetas que se crearon con el propósito de aprovechar las sobras y no desperdiciar la comida, como los guisos, el fattoush y la panzanella.  

panzanella salad

Come comida local y en temporada:

Aquí te dejamos una guía para que sepas qué comer en cada estación del año.

alimentos de temporada

Dona lo que no utilizas:

Si compras muchas latas, productos secos u otros alimentos que puedan ser donados, hay muchas entidades benéficas que los reciben para distribuirlos entre las personas más necesitadas.

food donations

Aprovecha los desperdicios:

En vez de tirar los desechos de comida que no se pueden donar o reutilizar, úsalos como abono. De esta manera le estarás aportando nutrientes a la tierra y reduciendo tu huella de carbono y la carga que tienen los vertederos.

food into compost

Recuerda que tener comida disponible todo el tiempo es un privilegio que no todos tienen. ¡Disfrútalo, no lo desperdicies! 

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Suscríbite a nuetro boletín de noticias

Al suscribirse a nuestro boletín, acepta recibir correos electrónicos de Econnect, que a veces pueden contener publicidad o contenido patrocinado.