Las piscifactorías, ¿son buenas o malas?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

¿Qué son las piscifactorías?

 

Las piscifactorías son estructuras industriales destinadas a la cría de peces, es decir, granjas acuáticas. En ellas se suelen criar distintos tipos de peces, aunque entre los más comunes se encuentra el salmón, tan codiciado hoy en día. No obstante, no todos ellos son destinados al sector alimenticio “humano”, ya que gran parte se destinan a la producción de pienso para gatos, por ejemplo. 

Este tipo de granjas han sido criticadas por los defensores de los

animales, y ahora te explicamos por qué: 

 

Cuando existe un exceso de peces en un área reducida, las enfermedades se propagan con mayor facilidad, lo cual obliga a proporcionarles antibióticos. Dicha práctica está permitida, pero cumpliendo con rigurosos controles sanitarios, para que cuando lleguen a los mercados la salud de las personas no se vea afectada. 

El exceso de peces en un mismo lugar también perjudica a la calidad del agua que rodea a las piscifactorías, debido a los residuos orgánicos producidos dentro de las piscinas y que escapan al mar.

Pero gran inconveniente de este tipo de granjas, es el alto consumo de alimentos que requiere. Basado principalmente en harinas de pescado. Dichas harinas son elaboradas con peces molidos más pequeños, generalmente capturados en mar abierto. Según datos de la FAO en el último informe “El estado mundial de la pesca y la acuicultura, de 2018, hasta un 20% de la pesca mundial de peces en el mar se destina a la fabricación de harinas de pescado”. Expertos que insisten en la necesidad de dirigirnos hacia modelos más sostenibles de producción concluyen que “Es un sinsentido que se utilicen peces que podríamos comer perfectamente para fabricar pienso para otros peces

Como podemos observar, este modelo de producción a parte de no ser sostenible, se basa en un sistema poco lógico, lo cual plantea ciertas dudas sobre la efectividad del mismo.

                                                                      (imagen piscifactoría interior )

¿Cuáles son las ventajas de las piscifactorías?

 

No todo es malo, ya que nada es blanco o negro, sino que siempre existen muchos grises por el camino. Resulta que las piscifactorías ayudan a preservar el fondo marino, siendo ésta, como la mayor de las ventajas de este tipo de granjas acuáticas. Con las piscifactorías se evita la pesca de arrastre, que aunque esté prohibida en muchos lugares, se sigue practicando. También se controla la cantidad que se pesca, pues muchas veces la oferta es mayor que la demanda y parte del pescado se tira a la basura. 

Además, debido a la alimentación a base de piensos, se trata de un producto libre de anisakis – reconoce OCU, Organización de Consumidores y Usuarios.Así no tenemos que congelar el pescado si queremos consumirlo crudo. 

Realidad sobre el consumo de pescado

 

No obstante,  el consumo de pescado por parte de los humanos es excesivamente alto y por tanto no sostenible. Se producen 53 millones de toneladas de pescado al año solo en piscifactorías. En Europa, España es el mayor productor, con una cifra de  348.395 toneladas anuales, lo que representa un total del 23% de la producción europea. Representando a nivel mundial un 0,49 por ciento de las emisiones antropogénicas de GHG en 2017, similar en magnitud a las emisiones de la producción de ovejas.

Como hemos comentando anteriormente, para sostener dichos niveles de producción se requiere una gran cantidad de pienso para peces: para su fabricación se capturan al año unas 15 millones de toneladas de pescado que son triturados y convertidos en aceite o harina (FMFO, por sus siglas en inglés, Fish Meal and Fish Oil), tal y como informa la investigación de la fundación holandesa”. No obstante, el modelo de pesca a gran escala y en mar abierto no es tampoco una opción viable, ya que perjudica gravemente al entorno marino. Por lo que la decisión de consumir pescado nunca resultará sostenible.

Reducir el consumo de carne y pescado no es tan complicado, tan solo necesitas habituarte a consumir más legumbres, verduras, hortalizas y fruta. Te sorprendería lo ricas que pueden llegar a ser ciertas recetas vegetarianas. 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Suscríbite a nuetro boletín de noticias

Al suscribirse a nuestro boletín, acepta recibir correos electrónicos de Econnect, que a veces pueden contener publicidad o contenido patrocinado.