El impacto de la dieta vegana

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email


farm.jpg

Cambiar tu dieta puede tener un gran impacto a la hora de reducir tu huella de carbono personal, ya que hay muchos estudios han comprobado que una dieta rica en carne animal es la más perjudicial para el medio ambiente.

Si estás buscando una manera de ayudar al medio ambiente, (ya que estás leyendo artículos de Eco-nnect, asumimos que es el caso) cambiar tu manera de comer es una de las maneras para hacerlo. 

La huella de carbono es la cantidad total de emisiones de gases de efecto invernadero producidos por la fabricación, uso y eliminación de un producto o servicio. Cambiar tu dieta puede tener un gran impacto a la hora de reducir tu huella de carbono personal, ya que hay muchos estudios han comprobado que una dieta rica en carne animal es la más perjudicial para el medio ambiente, debido a que este tipo de dieta está asociada a una mayor producción de gases de efecto invernadero. 

Un estudio de la Universidad de Michigan (Carbon Footprint Factsheet, 2020) explica que la comida supone entre 10 y 30% de la huella de carbono en cada casa o núcleo familiar. Esto significa que nuestra dieta tiene un efecto gigante a la hora de definir el efecto que tiene cada uno de nosotros en el medio ambiente. Además, el estudio sostiene que la producción de alimentos representa el 68% del total de las emisiones, mientras que el transporte representa solo un 5%. Esto significa que intercambiar una comida con productos animales por una vegetariana solamente una vez por semana, ahorraría el equivalente de conducir 1866 kms en auto; mientras que eliminar el transporte de comida por un año entero solamente puede ahorrar el equivalente de las emisiones producidas por conducir aproximadamente 1,600 kms.

Según esto, una dieta vegetariana puede reducir enormemente la huella de carbono de un individuo, pero reducir el consumo de carne roja también tiene un gran impacto. Por ejemplo, la carne de res produce 7.2 veces más gases de efecto invernadero por kilo que el pollo.

La siguiente tabla nos muestra la cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero por cada kilo de comida, y su equivalente a kilómetros conducidos en carro, e incluye todas las emisiones producidas en la granja, en la fábrica, durante el transporte y en su destino final:


Datos obtenidos del Environmental Working Group’s Meat Eater Guide y del EPA’s Guide to Passenger Vehicle’s Emissions, tomados en Estados Unidos.

Datos obtenidos del Environmental Working Group’s Meat Eater Guide y del EPA’s Guide to Passenger Vehicle’s Emissions, tomados en Estados Unidos.

Por otro lado, el argumento de “comer comida local” para reducir la huella de carbono ha surgido como uno de los más populares últimamente. Inclusive las Naciones Unidas normalmente recomienda el hecho de “comer comida local” como una manera de reducir nuestro impacto medioambiental. Pero, aunque esto puede tener sentido intuitivamente, es un consejo un poco desacertado. Esto se debe a que la mayor parte de las emisiones provenientes de productos alimenticios no proviene de su transporte. 

Estos datos provienen del mayor metaanálisis de sistemas alimentarios hasta la fecha, Reducing food’s environmental impacts through producers and consumers, publicado en la revista Science por Joseph Poore y Thomas Nemecek (2018). Este estudio contiene datos de más de 38,000 granjas comerciales en 119 países, y la gráfica a continuación muestra las emisiones de 29 productos diferentes y de qué parte del proceso alimentario provienen. En general, como lo hemos dispuesto anteriormente, los productos animales tienden a tener una huella de carbono más alta que los alimentos vegetales.Para la mayoría de las comidas, y en particular las que más impacto tienen sobre el medio ambiente, la mayor parte de sus emisiones de gases de efecto invernadero son resultado del cambio del uso de la tierra – esto se refiere a al proceso mediante el cual tierras en su estado natural son transformadas para uso humano – y de procesos dentro de la granja.

El transporte es un porcentaje pequeño en comparación con los otros factores que contribuyen a las emisiones de cada alimento. Para la mayoría de productos significa menos del 10% de sus emisiones. En el caso de la carne de res, es solamente entre el 0.5% y el 1%.

La única excepción a este argumento son las comidas transportadas por vía aérea. De todas maneras, esta práctica no es tan común como se cree comúnmente. Muy poco porcentaje de la comida que comemos realmente es transportada por vía aérea; la comida que la mayoría de las personas asume viene por vía aérea, en realidad viene por barco. Pero, los pocos productos que sí son transportados en avión tienen una huella de carbono muy grande: pueden emitir hasta 50 veces más CO2 que las comidas transportadas en barco. 

Puede ser difícil reconocer cuáles de las comidas que compramos son transportadas en avión, ya que casi nunca se los identifica de esa manera. Una manera de hacerlo es evitando las comidas que tienen una vida útil muy corta y vienen de muy lejos (normalmente puedes encontrar el país de origen de las comidas en sus etiquetas). Dado que estos productos necesitan llegar frescos a sus destinos, la rapidez de su transporte es la prioridad y por ende, terminan siendo transportados en avión. 

Entonces, el consejo número uno que te podemos dar en Eco-nnect para reducir la huella de carbono de tu dieta es enfocarte más en lo que comes, y menos en de dónde viene. Aunque es verdad que evitando alimentos que fueron transportados por vía aérea puedes reducir tu huella de carbono, es mucho más eficiente eliminar o reducir tu consumo de carne animal y lácteos, o intercambiar los productos provenientes de animales rumiantes (vaca, cordero…) a pollo, cerdo o alternativas vegetales.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbite a nuetro boletín de noticias

Al suscribirse a nuestro boletín, acepta recibir correos electrónicos de Econnect, que a veces pueden contener publicidad o contenido patrocinado.

También te
puede interesar