La importancia de los árboles

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Los árboles, una de las principales formas de vida de nuestro planeta y de gran importancia, han crecido a lo largo y ancho de todo el mundo, en una simbiosis perfecta, con sus imponentes y profundos bosques. Y resulta que para los seres humanos, es una especie que de alguna manera nos fascina, llaman nuestra atención. Y, ¿cuál es el motivo?

 Esa curiosa sensación que nos provoca estar en el campo, tiene su explicación. En japón, existe una terapia llamada «shinrin yoku» o «baño forestal», que consiste en pasear por el bosque de manera meditativa, observando lo que nos rodea y percibiendo con los sentidos. Esta terapia está inspirada en prácticas ancestrales budistas, y con los años se ha demostrado científicamente, que ayuda a bajar la presión arterial, fortalecer el sistema inmunológico, además de reducir las hormonas relacionadas con el estrés y la incidencia de infartos.  

El antropólogo y vicedirector del Centro de Medio Ambiente, Salud y Estudios de Campo de Chiba University, Yoshifumi Miyazaki, afirma lo siguiente: “Hemos pasado el 99,9% de nuestra evolución en ambientes naturales»,  «Nuestras funciones fisiológicas aún están adaptadas a esos entornos y en el día a día podemos alcanzar una sensación de bienestar si sincronizamos nuestros ritmos con los del medio ambiente».

Por tanto, ese sentimiento de agrado no se debe únicamente a que te guste el campo, sino a una reacción del cuerpo al encontrarse en su entorno originario, los bosques.

Poco a poco, esta práctica se está expandiendo a nivel internacional, habiéndose transformado en Estados Unidos en un terapia habitual, que incluso se practica en parques de la ciudad, si no hay posibilidad de ir al campo.

La comunicación de los árboles. 

¿Sabías que los árboles se comunican entre ellos?

El lenguaje de los árboles no es como el nuestro, no se comunican a través de palabras ni sonidos, pero eso no quiere decir que no lo hagan, ya que de hecho sí lo hacen y de manera muy efectiva. Sino, ¿cómo sería posible que existiera un sistema tan perfecto como es un bosque, sin que medie comunicación alguna? 

Resulta que los árboles, por debajo de la tierra, se conectan a través de una red formada por un hongo llamado micelio. Dicha red se puede equiparar a un cerebro, que recibe estímulo y manda señales. La apariencia del micelio es muy similar a la de las raíces, de hecho es muy probable que alguna vez lo hayas visto sin darte cuenta, al levantar tierra o arrancar alguna planta. Se trata de toda una estructura, como si de un cerebro se tratara. 

Cuando un árbol está enfermo, o a falta de nutrientes, el resto de árboles perciben dicha señal y mandan los nutrientes necesarios a dicho árbol, de modo que pueda mejorar. Cuando hay un incendio, mandan señales de alerta, al igual que cuando hay una plaga. Es realmente mágico, como a través de un hongo se puede crear toda una red neurológica, un mapa que opera en todo un bosque, haciendo del mismo un ser, una unidad, totalmente comunicada y sintonizada. 

¿De qué trata esta red?

A esta conexión, se le ha llamado la Wood Wide Web, y se considera la red de comunicación más pura que existe. Se le ha dado este nombre debido al  parecido que tiene con la red de internet. Es como si las raíces de las plantas fueran los routers y el micelio sus claves. No obstante, la complejidad del micelio va más allá de la comprensión de la misma en términos informáticos, ya que no son equiparables aunque se asemejen. 

El micelio se autorregula, los hongos aumentan, se podan o se fusionan con otros, para dar una mayor efectividad a su función. Su cara visible son las setas, que por si no lo sabías,  no pertenecen al mundo Plantae, sino al mundo Fungi, un mundo independiente que alberga sus propias características y que sin él, la vida en la tierra no sería como la conocemos. Gracias a esta autorregulación, y la unión con otros organismos como las bacterias, se crea El Cerebro del Bosque.  

Si quieres saber más sobre el micelio, hay un documental en Netflix llamado Fantastic Fungi, que explica de manera muy detallada la función de este hongo. 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Suscríbite a nuetro boletín de noticias

Al suscribirse a nuestro boletín, acepta recibir correos electrónicos de Econnect, que a veces pueden contener publicidad o contenido patrocinado.